NUESTRAS ACTIVIDADES

 

En consonancia con los principios expuestos en la página dedicada a “Nuestra Filosofía”, en nuestra residencia para mayores tenemos programadas una serie de actividades diarias para aquellos de nuestros residentes que deseen y puedan realizarlas. Estas actividades se encuentran encaminadas a promover la autonomía personal, la normalización y el bienestar físico, psíquico y social de aquellos. Ofrecemos, por lo tanto, un amplio abanico de actividades adaptadas a las capacidades y necesidades especificas de cada uno de nuestros residentes. Asimismo, aunque procuramos que las actividades sean entretenidas y motivadoras, no encuentran únicamente en el entretenimiento su razón de ser, ya que en su configuración intrínseca, no son sólo instrumentos de entretenimiento, sino instrumentos que nos permiten trabajar objetivos no perceptibles en la nuda actividad visible, como pueden ser los siguientes:  el desarrollo y mantenimiento de habilidades y capacidades, el aumento del grado de autoestima y satisfacción personal, la mejora del estado de ánimos y la adaptación, en el caso de nuevos residentes, a su nuevo espacio vital. A lo anterior hay que añadir, que los momentos en los que se realizan las actividades son excelentes para establecer y consolidar las relaciones sociales entre los residentes y entre ellos y los trabajadores del Centro, merced a la necesidad de comunicarse con todos. Las actividades programadas en el Centro se agrupan en seis ámbitos de trabajos tal como se recoge en el manual “Mayores Siempre Activos”, editado por la Consejería de Igualdad y Bienestar Social de la Junta de Andalucía. El conjunto de actividades se realizan bajo la dirección y supervisión de nuestra fisioterapeuta, nuestros gerocultores y nuestro Técnico de Animación Socio-Cultural.  A continuación exponemos brevemente loa ámbitos de actuación:

ACTIVIDADES PARA MEJORA DE LAS CONDICIONES MENTALES

Se realizan para mejorar y conservar  las funciones mentales que se pierden o deterioran con el envejecimiento y las demencias que éste suele, a veces, llevar consigo. Consisten en el desarrollo de ejercicios que estimulan los procesos cognitivos básicos de la persona (memoria, lenguaje, evocación, atención, orientación). Estas actuaciones permiten crear un ambiente agradable para la mejoría psicológica de la persona, ayudando así a que cada residente conozca sus capacidades, evitando que se centre exclusivamente en sus limitaciones, de modo que mejore su capacidad de comunicación y de relación con los demás, y desarrolle su creatividad.

ACTIVIDADES PARA LA MEJORAR DE LA MOTRICIDAD MANUAL

Con ellas pretendemos que se mantenga y/o mejore la motricidad manual de nuestros residentes, así como potenciar en ellos la creatividad, la autoestima y el sentimiento de ser personas útiles. El correcto desarrollo y ejecución de estas actividades requiere que se encuentren adaptadas a las capacidades y a los gustos de las personas mayores participantes en ellas.

ACTIVIDADES DE OCIO Y TIEMPO LIBRE

Con estas actividades se favorece la participación y convivencia de la persona en el centro y en su entorno. En definitiva, se trata de disfrutar y entretenerse con los compañeros, teniendo en cuenta los gustos y costumbres de cada cual.

ACTIVIDADES DE DINAMIZACIÓN E INTEGRACIÓN

Con ellas pretendemos favorecer en la medida de posible la incorporación de los residentes a la vida de nuestro entorno exterior a través del mayor contacto  con el mismo.  Estas actuaciones generan conocimiento, favorecen la comunicación y crean un clima adecuado para la convivencia. 

ACTIVIDADES PARA MEJORAR LAS CONCIONES FÍSICAS

Queremos con ellas prevenir el deterioro físico si existe y  mantener y mejorar al máximo las capacidades físicas que cada uno  posee. Estas actividades inciden de forma beneficiosa sobre la movilidad del sistema musculoesquelético, los reflejos, el equilibrio, la disociación de movimientos, la amplitud articular, la fuerza muscular, la coordinación, etc. 

ACTIVIDADES PARA LA VIDA DIARIA

Son actividades destinadas al mantenimiento y/o la recuperación de las habilidades básicas que exigen la vida diaria, como son el aseo, el vestido, la alimentación, la movilidad, etc. Si logramos mejorar o, en su defecto mantener, la autonomía de la persona mayor, aumentamos su calidad de vida y, consecuentemente, su autoestima y buen ánimo.

Please reload