NUESTROS PRINCIPIOS.

Al hablar de "Las Personas" dijimos que nuestros residentes son nuestra razón de ser. Desde esta perspectiva entendemos como principios elementales que rigen nuestro quehacer diario respecto de ellos los siguientes:

 

1. PRINCIPIO DE ATENCIÓN INTEGRAL. La atención que proporcionamos en nuestra residencia para mayores se realiza desde un enfoque integral de la persona teniendo en cuenta sus necesidades y deseos en las esferas de lo físico, lo psíquico y lo social, considerando además la historia individual de cada una de ellas y el contexto en el que ahora se encuentran.

 

2. PRINCIPIO DE NORMALIZACIÓN. El modo de vida y la organización de nuestra residencia para mayores se ajustan en la medida de posible a las conductas y pautas de comportamiento consideradas como cotidianas y habituales para las personas en general.

 

3. PRINCIPIO DE INTEGRACIÓN. En nuestra residencia para Mayores consideramos esencial facilitar la integración de nuestros residentes en la vida del mismo, propiciando un ambiente de convivencia adecuado y una atención que preserve y fomente en ellos una percepción de sí mismos como personas estimables y válidas. 

 

4. PRINCIPIO DE AUTONOMÍA. Consideramos a la persona mayor como un ser responsable de las elecciones o decisiones sobre la propia vida, por ello nuestros profesionales promueven el desarrollo del mayor nivel de autonomía de nuestros residentes.

 

5. PRINCIPIO DE PARTICIPACIÓN.  Nuestro Centro facilita los cauces oportunos para la participación de los residentes, las familias y los profesionales en la organización y planificación de actividades. Las demandas, sugerencias y recomendaciones que se nos formulan son tenidas en cuenta en las decisiones que adoptamos

 

6. PRINCIPIO DE DESARROLLO PERSONALEl acompañamiento o cuidado de los residentes está centrado en la atención y desarrollo de los mismos en todos los ámbitos de su persona, orientandose al bienestar de los mismos y al  fortalecimiento de cada uno de esos ámbitos personales.

 

7. PRINCIPIO DE ATENCIÓN PERSONALIZADA. Los programas y protocolos de intervención están personalizados y orientados a la promoción, la prevención y la conservación de la salud de los residentes; al cuidado y alivio del dolor y el sufrimiento de aquellos que padezcan alguna enfermedad; a evitar una muerte prematura y a que esta, cuando suceda, sea digna; y, ¡esto es lo esencial!, orientados a su vida y a potenciar las posibilidades de acción y, por tanto, de futuro que la vida siempre ofrece.

 

Además de los principios anteriores, centrados en nuestros residentes, existen otros dos que los complementan y que se refieren tanto, por un lado nuestros trabajadores y por otro al conjunto entero de nuestro Centro y la Comunidad que en ella se encuentra:

 

1. PRINCIPIO DE DESARROLLO DE LOS PROFESIONALESLos profesionales y el personal que trabaja en nuestra conforman el capital principal del Centro, el cual proporciona los equipamientos, instrumentos y materiales necesarios para el desarrollo de su actividad, favoreciendo las condiciones de trabajo más adecuadas. 

 

 

2. PRINCIPIO DE LEGALIDAD. La residencia y todo su entorno, así como las actuaciones de los profesionales, cumplen con el principio de legalidad y garantía de derechos de los residentes y familiares en todos los campos normativos: seguridad, accesibilidad, protección de datos,...